11 de febrero de 2013

La mujer que buceó dentro del corazón del mundo


Desde hace un tiempo hay un libro que anda merodeando por la casa...del comedor a la mesilla de noche y de ahí a la estantería, para volver de nuevo al lado del sofá...las prisas, el trabajo y el cansancio han hecho que hasta estas vacaciones no haya podido atraparlo y zambullirme en él.

Cuando Isabelle despertó en su hamaca, en las costas de Mazatlán, una niña salvaje, de pelo engreñado, la miraba...” Esa niña es Karen, la protagonista de “La mujer que buceó dentro del corazón del mundo”, una niña con síndrome de Asperger que aún siendo negada para ciertos aspectos intelectuales, en otros aspectos es una auténtica genio. Y es que Karen tiene “tres incapacidades que son sus mayores virtudes”: no sabe mentir, no se preocupa por lo que no existe y sabe lo que sabe y lo que no.

 Éste, al igual que otros libros que hemos comentado cómo El curioso incidente del perro a medianoche o Nacido en un día azul, se trata de una historia narrada en primera persona por la protagonista y en la que nos ofrece su particular visión de cómo transcurre la vida a su alrededor. Para ello cuenta con el tesón de Isabelle, su tía, quien la ayudará a aprender a leer y a escribir y a descifrar los códigos sociales de su entorno.

El libro resulta una lectura entretenida, llena de situaciones cómicas y desencuentros provocados por el exceso uso de la lógica y el no entendimiento de los dobles sentidos por parte de la protagonista, dónde tendrá que lidiar con un entorno que no comprende y dónde, a menudo, no sabe cómo responder pero al cual la acerca Isabelle. 

Como explica en un fragmento del libro “Mi tía había cargado en la computadora vídeos de un minuto de humanos standard con distintas expresiones, Imitándolas, yo debía aprender a mostrar enojo, ira, tristeza...Era un trabajo extenuante, que me empapaba la camiseta de sudor.”

Sabina Berman ha conseguido un relato cargado de matices, entremezclado con un realismo mágico que nos acerca, de forma amena y entretenida, a la realidad de las personas con autismo y a sus familias. Da un mensaje positivo respecto a la diversidad, reivindicando el derecho a ser diferente y resumiéndolo en dos momentos concretos del relato, poniendo las siguientes frases en boca de Isabelle: “Son las personas con capacidades diferentes las que aportan cosas diferentes a la humanidad.” “No dejes nunca que nadie te diga que eres menos.” Os animamos a leerlo y disfrutarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada